Arxiu del blog

dissabte, 28 de maig de 2016

Joan Escuer Gomis

MEMÒRIA HISTÒRICA.

FITXES DE MILITANTS. 

83: JOAN ESCUER GOMIS







Joan Escuer Gomis, Cornudella de Montsant, 16 de novembre de 1914, Sentmenat, 15 de desembre de 2004.

Joan Escuer Gomis va nèixer a Cornudella de Montsant el 16 de novembre de 1914, fill de Joan Bautista Escuer Canovas i Dolors Gomis Triquell.
L’abril de 1931 va viure la proclamació de la república a Cornudella, així com les activitats del moviment obrer i camperol, molt intenses durant 1932 en tot l’estat. Va ser durant aquella època en que Joan Escuer es va anar definint políticament i es va decantar cap a idees comunistes, fet que li va costar alguna discusió amb el seu pare.

L’inici de la guerra va precipitar el seu destí. Membre del PSUC des de la seva fundació el juliol de 1936, el 2 d’agost el govern va decretar la mobilització i va ser reincorporat la mateixa nit al Regiment d’infanteria nº 15 de Tarragona, que s’havia mantingut fidel a la República. El 1938 fou ferit en el front de l'Ebre i traslladat a Tarragona.
La derrota de la República va representar l’exili per a Joan Escuer. El 6 de febrer de 1939 va traspassar la frontera. Internat en diferents camps de refugiats a França (fins a 8 de diferents), el 1940 s’incorpora a la 318ª Companyia de Treballadors Extrangers, i el mateix any comença a col.laborar amb la resistència francesa a la Catalunya Nord, junt amb altres companys del PSUC a l'exili. L’any 1942 coneix, fruit d’un casual encontre a la Comissaria Central de Nantes, on es trobaven arrestats per la policía francesa, a la que seria la seva companya inseparable al llarg de la resta de la seva vida: Constança Martínez Prieto, membre també de la resistència i militant també del Partit. El mateix any és detingut per la Gestapo, condemnat i ingressat a la presó, fins el 1944, quan és deportat al camp d'extermini nazi de Dachau. La Constanza, la seva companya, fou enviada per les SS al camp de dones i nens de Ravensbrück. El dia 1 de maig de 1945 va ser evacuat del camp degut de la proximitat de les tropes aliades, i poc després alliberat. Ja lliure, es va retrobar amb Constanza, amb qui es va casar i va tenir un fill i una filla. Van fixar la seva residència a Saint Denis (França), i Joan Escuer va treballar de ferrer, ofici que havia après durant la seva joventut a Cornudella. Es va afiliar a la Amical de Dachau fracesa, i va continuar amb la lluita política com a responsable del PSUC a la regió de París Nord, on va organitzar nombroses activitats i campanyes de denúncia al règim franquista.





L’any 1962, Joan Escuer va tornar a trepitjar Cornudella de Montsant i Catalunya per primera vegada des de 1939. Va ser aquesta visita ocasional que va empènyer una vegada més el seu desig de retornar a Catalunya.
El retorn es va fer realitat el 1972, quan junt amb la seva esposa, van instal.larse a Sentmenat, on Constanza, de jove, va ser acollida com a refugiada al començament de la guerra civil. Joan Escuer va continuar amb l’activitat política, treballant en la clandestinitat per la reorganització del PSUC i la consecució de la democràcia, així com en agrupacions d’antics deportats als camps nazis. Va ser president de l’Amical de Mauthausen des de 1991 fins 2003, quan la salut li va impedir continuar. Des d’aquesta associació, Joan Escuer va dedicar la seva vida i esforços en la defensa i memòria dels deportats i les víctimes del nazisme. Va fer més de mil conferències sobre l’horror de la deportació, i va ser objecte de nombrosos treballs de recerca per part de diverses generacions d’estudiants de l’I.E.S Sentmenat. Tots aquests treballs van cuminar l’abril de 2003 amb la publicació del llibre “Joan Escuer, Biografia d’un deportat a Dachau“, escrita per Benjamí Benedicto i Francesc Tresserras. La biblioteca de l'IES de Sentmenat porta el nom de Joan Escuer, a petició dels propis estudiants.
L’any 1971 va començar a escriure les seves memòries, que va acabar d’escriure poc abans de morir, als 90 anys, a Sentmenat, el 15 de desembre de 2004. La seva filla, Dèlia Escuer, va transcriure a l’ordinador les memòries del seu pare, que es van publicar l’any 2007 sota el títol “Memorias de un republicano español deportado al campo de Dachau“.

Per saber-ne més:









diumenge, 22 de maig de 2016

Joan Pagès i Moret

MEMÒRIA HISTÒRICA. 

FITXES DE MILITANTS.

82: JOAN PAGÈS MORET





Fill de Jaume i Màxima, nasqué en una família de pescadors, Can Jan del Mut, a Palamós l'ú d'abril de 1917. Instal·lat a Barcelona, on exercí l'ofici de barber, esdevingué president del Sindicat de barbers de la UGT i va ser un dels joves fundadors del PSUC, partit del qual fou membre fins el dia de la seva mort, el 23 de desembre de 1978.
Durant la guerra fou comissari polític d'aquest partit a la 32ena divisió, als fronts d'Aragó i Catalunya.
El 13 de febrer de 1939 travessà la frontera pel Coll d'Ares i després de l'internament a diversos camps francesos, va ser capturat pels alemanys el 26 de juny de 1940 al sud de la Côte d'Or, quan intentava passar a la zona no ocupada. Des de l'stalag VI C fou deportat al camp de Mauthausen el 24 de gener de 1941, on rebé la matrícula 4238; allà, la seva experiència organitzativa i la destinació com a barber de barracot li van facilitar tenir un paper destacat en els cercles d'informació i resistència, a partir de 1942. Una de les accions en les que va intervenir fou la negativa dels barbers a dutxar amb aigua gelada, fins a la seva mort, a un grup de deportats arribats des d'Auschwitz; quan l'endemà van haver-los d'afaitar, dels 300 arribats sols en romanien vius 27.
Després de l'alliberament, la seva amistat amb Émile Valley influí en les negociacions d'aquest amb De Gaulle per obtenir l'acollida dels republicans a França. Pagès fou repatriat, el 4 de juny de 1945, i prosseguí la seva activitat política en els cercles d'exiliats, que el portaren a participar activament en la lluita antifranquista. El 1951, junt a altres militants del PSUC, entre ells Gregorio López Raimundo, fou detingut a Barcelona, arran de la vaga de tramvies del mes de febrer. En el Consell de Guerra celebrat el 4 de juliol de 1952 contra els 26 processats, acusats d'associació il·legal, propaganda clandestina i activitats contra el règim, el fiscal li demanà 15 anys de presó, però la sentència els reduí a 3, que complí a la presó . En les acusacions contra Pagès es resseguia la seva trajectòria durant la guerra civil i se l'imputava ser un dels caps comunistes a Barcelona que havien arribat des de França, tot complint ordres del Comitè Central. La seva esposa, Felisa Girbau Arro, també fou detinguda i jutjada en el mateix procés i condemnada a 2 anys de presó, sota l'acusació d'actuar com a  enllaç i de repartidora de propaganda.
Un cop en llibertat no defallí en el seu compromís i s'esmerçà en agrupar els antics deportats que romanien a Espanya, tot impulsant, l'any 1962, una associació germana a les que existien a altres països, l'Amical de Mauthausen i altres camps. En estret contacte amb supervivents de França i altres països, dotà l'organització de les bases que havien de garantir la lluita per la defensa dels drets morals i materials dels deportats i les seves famílies. L'obstinació d'aquells homes i dones no els lliurà d'haver de moure's en la clandestinitat, ateses les reiterades negatives de les autoritats franquistes a la  legalització de l'entitat. Una de les proves dels eixos de solidaritat fou la seva intermediació per fer arribar als damnificats de les inundacions del Vallès ajuts recollits entre els antics deportats exiliats a França.
A Barcelona, residí al carrer Horitzontal amb la seva esposa Felisa Girbau i treballà com administratiu. La seva salut, malmesa a causa de les seqüeles de l’ internament, rebé un greu cop, amb un atac d'embòlia el desembre de 1971, que el submí en un estat molt delicat, que requeria un repòs total d'uns quants mesos. La situació era prou delicada perquè els companys de l'Amical endeguessin gestions amb Émile Valley per aconseguir el seu ingrés a l'hospital Fleury, als afores de Paris, especialitzat en la cura dels antics deportats. Durant la seva convalescència mantingué una extensa i regular correspondència 
amb els companys barcelonins, que li permeté el contacte i els consells entorn la dinàmica de l'associació.
Força recuperat, el mes d'octubre de 1972 pogué assistir a un acte cabdal per al futur de la memòria de la deportació, la presentació del llibre Los SS tienen la palabra de Vicenzo i Luigi Pappalettera, publicat per l'editorial Laia, on coincidiren antics deportats i gent destacada de la lluita antifranquista, entre elles Montserrat Roig, que concebé justament, la seva obra cabdal, 'Els catalans als camps nazis', després de la seva coneixença i tracte amb Pagès i altres deportats.
Durant els darrers anys del franquisme, en mig d'una dinàmica moguda entre la prohibició i la tolerància, no defallí la seva activitat en actes a parròquies, centres... per a difondre la memòria de la deportació republicana i en gestions internacionals per aconseguir per als republicans la indemnització que les víctimes del nazisme d'altres països ja havien rebut des d'anys enrere. L'any abans de la seva mort pogué gaudir d'unes vacances a Romania, convidat pel Comitè d'Antics Combatents Antifeixistes.
El 8 de febrerde 1978 es legalitzava, finalment, l'Amical de Mauthausen i altres camps, però a Pagès li quedaven pocs mesos de vida per gaudir de la situació tan desitjada, ja que va morir als 61 anys, el 23 de desembre de 1978. El seu traspàs tingué un fort impacte a nivell nacional i internacional, i el seu enterrament, a Montjuïc, el dia de Nadal, esdevingué un acte d'afirmació dels lluitadors per la democràcia, des de Josep Benet, Josep Andreu Abelló, Gregorio López Raimundo, Miquel Núñez, Josep Sugranyes... La premsa fou el mitjà de reconeixement a Pagès de Teresa Pàmies, Eduard Pons Prades, Montserrat Roig... i les cartes de condol arribades d'arreu, mostraren la faceta internacionalista dels deportats republicans.

Per saber-ne més: 

Teresa Pàmies: 'La victòria de Joan pagès'.  

El País: notícia de la mort de Joan Pagès.  

'Obrers comunistes: el PSUC a les empreses catalanes'.  

Bloc de Carlos Agaton: 'Barcelona en la deportació nazi'.  
 

dissabte, 21 de maig de 2016

Constanza Martinez Prieto

MEMÒRIA HISTÒRICA.

FITXES DE MILITANTS.

81: CONSTANZA MARTÍNEZ PRIETO





Ravensbrück, ficha nº 43224
Nació en Madrid el 16 de enero de 1917, en la calle Argumosa nº 5 del barrio de Lavapies. Falleció en Barcelona en 1996.

Mas tarde su familia se mudó al cercano callejón del Hospital. Su padre era peluquero y Constanza no lo conoció porque murió cuando tenía diecisiete meses. Su madre se puso a servir y la dejó al cuidado de la abuela. Después de seis años de viudez se volvió a casar con un hombre muy trabajador pero celoso de que la madre quisiera más a Constanza que a él. Cuando tenía trece años su madre murió de un cáncer. Durante dos años permaneció el padrastro en la casa familiar como en una pensión (le lavaban la ropa y le hacían la comida, además de la habitación a cambio de 7 duros a la semana). Al cabo de dos años el padrastro marchó y las dos mujeres quedaron en situación económica muy precaria hasta que una tía en mejor posición económica las protegió. Pago los estudios de las oposiciones a Constanza y la joven a cambio la ayudaba en las tareas domésticas. Era buena estudiante y aprendió francés, taquigrafía y mecanografía. Constanza estaba afiliada a las Juventudes Socialistas Unificadas (JSU) y trabajaba en la redacción de un periódico destinado a los combatientes.
Cuando el Gobierno aconsejo a los que no trabajaban en la retaguardia ni en el frente que abandonasen Madrid a fin de disponer de más recursos para los que combatían, abandonaron la ciudad con gran frustración por parte de Constanza.
En diciembre de 1936 fueron a Barcelona y las llevaron a Sentmenat recalando en una torre llamada “Can Baigual” que los propietarios habían abonado al huir de España. Constanza estuvo cuidando al hijo pequeño y enfermo de una familia de tres hijos a los que nunca olvidó por su buena acogida y un día de 1938 en que acompañaba a su tía a recoger una documentación para su tío José Castro Rada a las oficinas del PSUC, se encontró a un antiguo compañero de Madrid, Ramos Flores, que le propuso que trabajara como mecanógrafa en la Comisión Política Militar del Comité Central del PSUC hasta que en enero de 1939 partió a Figueres donde continuó colaborando en el Castillo de San Fernando. En el mes de febrero los bombardeos se incrementaron y partieron a Francia junto a mujeres y niños, llegando a Normandia en el Departamento de Caen los instalaron en un local que había sido utilizado para colonias infantiles. Constanza y sus compañeras consiguieron permiso para dar clases a aquellos niños y a los de otro campo cercano.
Cuando Francia entró en guerra las autoridades francesas las presionaron para que regresaran a España. Muhas y muchos españoles acabaron volvieron pero ella siempre se negó. Contactó con compañeras catalanas del PSUC con quienes compartió un piso mientras cuidaba un niño enfermo hasta que recibieron la orden de regresar al campo de concentración y al poco tiempo los trasladaron a Sées y los concentraron en un Seminario. Constanza en cuanto pudo se fue a Nantes con una amiga y empezó a trabajar para los alemanes. Allí se relacionó con la resistencia y empezó a colaborar.
Actuó de enlace desde la formación de la O.S. entre Saint Nazaire y Nantes. El trabajo de enlace es de gran responsabilidad pero de poco relieve al no ser un “hecho de armas”. Fue detenida el 27 de junio de 1942 en una redada en la que cayeron más de ciento cincuenta españoles de Paris, Sant Nazaire, Nantes, Rennes, La Rochelle y Burdeos. Ocho de estos ciento cincuenta eran mujeres de las que cinco fueron condenadas a dieciocho meses de prisión y tres se beneficiaron de un “non lieu”. En la comisaría coincidió y conoció al que después fue su marido, Joan Escuer Gomis, de Cornudella de Montsant, Tarragona, y miembro también del PSUC y de la Resisténcia.
El juicio se celebró del 3 al 11 de diciembre de 1943. Constanza y Joan Escuer se habían visto por primera vez en comisaria y los juzgaron juntos. Al llegar, Joan saludó a Maria y disimuladamente le dio un papelito a Constanza que creyó que serían noticias, cosignas o simplemente una carta para las mujeres de la cárcel. De regreso a la celda, vió que se trataba de una declaración de amor “en toda regla” según la costumbre de entonces. Al día siguiente y en pleno juicio, Constanza le dio el sí. Fueron condenados a dieciocho meses que en principio no debieran haber cumplido por haber pasado ya un año y medio en la cárcel pero no fué así y los trasladaron a un antiguo cuartel parisino llamado Les Tourelles. Hombres y mujeres estaban en el mismo edificio y se veían en el locutorio dos veces por semana. De esta forma iniciaron sus relaciones.
Cinco meses después en 1944 y sin saber el porqué de esta discriminación les pusieron en manos de los alemanes. Fueron a la prisión de Fesnes y después los hombres a Compiène y Constanza al fuerte de Romainville y de allí a Ravensbrück. Joan Escuer fue deportado a Dachau.
Días después las llevaron a Leipzig a trabajar a la fábrica de la empresa Harrag, en la producción de guerra con una vida similar a la de todas las deportadas: doce horas de trabajo diario, poquísima y pésima comida, ninguna higiene, asistencia medica inexistente, malos tratos, interminables esperas dos veces al día con el pretexto de pasar lista bajo un sol de plomo o con los pies en la nieve y al menor gesto de rebeldía o deficiencia física, la inclusión en los convoyes que se hacían periódicamente con destino a Ravensbrück de donde dependía Leipzig, la cámara de gas y el horno crematorio.
Explica como anécdota que debía la vida a un par de gafas. Estaba obligada a llevarlas desde la infancia y al día siguiente de su llegada a Leipzig una varilla se rompió. La SS dijo que ella se la haría arreglar pero lo cierto es que no las volvió a recuperar. Los primeros días lo pasó fatal pero un tiempo después se alegró profundamente pues en un Apell, el comandante del campo hizo salir a todas las mujeres que llevaban gafas y las enviaron a la cámara de gas. Parece ser que se había descubierto un sabotaje y que lo achararon a falta de visión y a todas las que llevaban gafas las dieron por inútiles.
Su trabajo consistía en controlar la rosca donde iba el fulminante en las fundas para obuses de la DVA. Un día fue un jefazo a controlar su trabajo y resultó una catástrofe. Las fundas que tenía en el carro ya casi lleno eran todas defectuosas. Vino la SS dando unos gritos espantosos y haciendo gestos de amenaza pero el alemán que llevaba mi maquina y al que llamábamos “el Mechitas” grito más que ella. Constanza no comprendía el alemán y no sabía lo que estaban diciendo pero el resultado fue que ese obrero alemán, padre de familia y que tenía tanta hambre como ella la defendió como si fuera su hija y no pasó nada. Ella se veía ya, por lo menos, el pelo rapado, 15 días de calabozo y un enorme palizón. No le pasóo nada y Constanza siempre agradeció el gesto de este alemán en sus testimonios sobre lo ocurrido.
Ante la llegada de los ingleses los nazis hicieron evacuar el campo. Era el 14 de abril de 1945, Paquita (Mercedes Núñez) que se encontraba en la enfermería, había confeccionado no se sabe de qué forma, unas banderas republicanas para las ocho españolas del campo y luciéndolas se pusieron en camino hacia Dresde, al principio bajo la vigilancia de los nazis pero poco a poco se fueron apercibiendo de que esta vigilancia había desaparecido y tras tomar las debidas precauciones por si era una estratagema para ametrallarlas a todas (aunque los nazis no necesitaban excusas), se fueron separando en pequeños grupos de la columna.
El grupo de Constanza formado por tres españolas y una francesa fue recogida por unos prisioneros de guerra (un checo, un yugoslavo y un italiano) que trabajaban en una granja y donde las tuvieron escondidas hasta que llegaron las tropas soviéticas que las concentraron en un gran campo y posteriormente las llevaron a Turgao, después, las tropas americanas las repatriaron a Francia donde fueron acogidas en el hotel Lutecia. Allí encontró a su marido que hacía ya quince días que había sido repatriado. Su alegría al verse fue inmensa pero quedo rápidamente empañada por la tristeza de enterarse a medida que iban encontrándose compañeros españoles conocidos de la muerte de muchos otros que quedaron en los Campos de la Muerte y que no tuvieron la dicha de ver su victoria que tan cara había costado.
La acogida de deportados se organizó por municipios y Constanza y Joan estuvieron en el de Saint Ouen, cerca de Paris. Estaban en unas barracas bien arregladas y muy limpias todo muy sencillo pero limpio y provisional hasta que encontraran a la familia o pudieran valerse por ellos mismos. Al cabo de unos días fueron a la prefactura a pedir su documentación y se fueron a vivir a Sés con la tía de Maria con quien estuvieron dos años. Joan trabajaba en una cantera y Constanza en una tienda de café torrefacto. En su condición de exdeportados tenían doble racionamiento. Pasado un tiempo Joan encontró trabajo en Paris y se mudaron allí donde nacieron sus dos hijos Joan en 1949 y Dèlia en 1951. Mantuvieron militancia en el PSUC y Joan fué el responsable del Partido en la región de París-Norte; ámbos organizaron inumerables campañas de denúncia del régimen de Franco y de solidaridad con los presos y exiliados españoles así como con los exdeportados.  Al cabo de diez años les dieron un piso y en él permaneció la familia hasta 1972 en que regresaron a Sentmenat, pueblo del que Constanza tenía muy buenos recuerdos.
Constanza tenía una artrosis degenerativa que fue devastando su columna como consecuencia de lo sufrido en la deportación, sufrió dos infartos y una angina de pecho pero continuó dando testimonio de los hechos acontecidos en los campos de concentración nazi. Fue Vicepresidenta del Amical de Mauthausen y falleció en Barcelona el 3 de enero de 1997.

Per saber-ne més: 




 

Angel Rozas Serrano

MEMÒRIA HISTÒRICA.

FITXES DE MILITANTS. 

80: ANGEL ROZAS SERRANO




L’Ángel Rozas Serrano, va néixer a Olula del Río (Almeria) l’any 1927, i va morir a Barcelona l'any 2010 a l'edat de 83 anys.
Treballador de la construcció, de formació autodidacta, sindicalista i militant comunista del PSUC. Va arribar a Barcelona amb 14 anys. Militant de la Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC) a finals dels anys quaranta. Posteriorment, va ser militant durant un breu període de temps de la CNT fins que al 1951, coincidint amb la vaga de tramvies que va tenir lloc a la capital catalana, va organitzar el Partit Socialista Unificat de Catalunya (PSUC) juntament amb un grup de companys, orientant-se per Ràdio Pirenaica Independiente, i sense tenir encara cap contacte amb la direcció del partit esmentat. Aquesta peculiar forma d’organitzar-se es va mantenir fins al 1954, quan va ingressar a l’estructura orgànica del PSUC.
L’any 1948, l’Ángel ja s’havia presentat com a enllaç sindical a l’empresa Serra Capel Hermanos (del sector de productes abrasius) en la que hi va treballar prop de 30 anys, i fou escollit pels seus companys com a representant sindical. L’any 1956, seguint les orientacions de l’oposició comunista que marcaven la importància de la utilització dels medis i elements legals per a la defensa dels treballadors, va ser nomenat vocal provincial del Sindicato Vertical del règim feixista, i en 1958 nomenat vocal nacional, essent proposat posteriorment com a Procurador a les Corts pel terç sindical l’any 1958. La seva activitat, però, com a militant de la oposició a la dictadura franquista a l’interior, i la seva participació en el I Congrés del PSUC que es va realitzar a França, van portar a la seva detenció i a la evident paralització del seu nomenament com a Procurador. Així doncs, va ser engarjolat (per primera vegada) a arrel de les vagues de solidaritat amb els miners asturians, que es van realitzar a Barcelona aquell any. Un any desprès, posat en llibertat, va tornar a ser escollit enllaç sindical i nomenat vocal provincial del Sindicato Vertical, però en 1960 va ser detingut per segona vegada, per la seva activitat sindical i política, condemnat a tres anys de presó en un Consell de Guerra, i enviat al Penal de Burgos del que no va sortir en llibertat fins al 1962.
Al sortir de la presó, va tornar a ser escollit com a enllaç sindical i nomenat de nou vocal provincial, convertint-se al 1964 en un dels membres fundadors de la Comissió Obrera Nacional de Catalunya. El seu compromís permanent amb la política va fer, però, que el tornessin a detenir el febrer de 1965 amb motiu de la convocatòria de manifestació per l’entrega a la Delegació Provincial de Sindicats de Barcelona de les firmes recollides entre els treballadors i treballadores reivindicant millores laborals i llibertats polítiques.
L’any 1966 va patir la seva quarta detenció, en aquesta ocasió per la seva participació en una assemblea il·legal de treballadors, va ser posat en llibertat provisional 1 mes més tard. El 27 d’octubre de 1967 va ser detingut per últim cop, en una manifestació i va resta empresonat fins a l’abril de 1968, altre cop en llibertat provisional.
Va ser escollit membre del Comitè Central del PSUC a la tardor del 1968.
L’any 1969, durant l’estat d’excepció que va decretar el règim franquista, va passar a la clandestinitat i posteriorment a l’exili degut a la persecució policial i judicial a la que estava sotmès. El mes de juliol d’aquell mateix any es va exiliar a França, a la ciutat de París, on va estar fins l’inici de la transició democràtica espanyola l’any 1977, formant part del grup de direcció de la Delegació Exterior de CCOO d’Espanya.
Va ser ratificat com a membre del Comitè Central del PSUC en el seu III Congrés, el desembre de 1973, l’últim que es va realitzar en la clandestinitat. Posteriorment va tornar a ser reelegit com a membre del Comitè Central del PSUC en el IV, V i VI congressos, celebrats entre el 1977 i el 1982. Essent escollit posteriorment com a membre del Comitè Central d’Honor del PSUC.
En el terreny sindical, l’any 1978 va ser escollit membre de la direcció de la Comissió Obrera Nacional de Catalunya, com a responsable de formació sindical, i posteriorment va ser nomenat president de la Comissió de Garanties.
L’any 1989, la Generalitat de Catalunya va fer entrega de la Medalla d’Honor del president Macià. El 1997, el govern espanyol a proposta del ministeri de treball, li va concedir la Medalla del Mèrit al Treball. Des de 1992 és president de la Fundació Cipriano García (Arxiu històric de la Comissió Obrera Nacional de Catalunya), des de la que impulsa i realitza treballs per la recuperació de la memòria històrica del moviment obrer i la classe treballadora, amb l’objectiu de difondre-ho i donar-ho a conèixer entre les generacions més joves i a la ciutadania en general.
El 30 d'abril del 2009, ICV li va atorgar el VII Premi Cipriano García a la seva trajectòria política.

Per saber-ne més:

Fundació Cipriano García, CC.OO: Angel Rozas Serrano.

Vikipèdia: Angel Rozas Serrano.

Revista Efemérides: Angel Rozas.

Iniciativa: mor Angel Rozas, dirigent històric del Partit i el Sindicat.

SegleXX: revista d'història de la UB: Àngel Rozas Serrano.

Narcís Julián Sanz

MEMÒRIA HISTÒRICA.

FITXES DE MILITANTS. 

79: NARCÍS JULIÁN SANZ

Retrat a llapis que el dramaturg Antonio Buero Vallejo va fer de Narcís Julián Sanz en el Penal de El Dueso (Santander), on tots 2 compartíen condemna.

  

 



Su expediente de 1954:
PARTIDO COMUNISTA DE ESPAÑA- VALENCIA -
DETENCIONES NOVIEMBRE /DICIEMBRE DE 1954.
SUMARIO NUM. 165 – V – 54
Nº PROCESADOS 44
SENTENCIA 16 DE JUNIO DE 1955
Referente: Narciso Julián  Sanz

NOMBRE: NARCISO JULIAN SANZ (1913 – 2003)
Dibujo que le hizo Buero Vallejo en la cárcel de El Dueso, donde coincidieron con Miguel Hernández, al que realizo otro famoso dibujo. (Mayor - Comandante - de la Brigada de Trenes Blindados de la República durante la Guerra Civil)

DATOS DEL EXPEDIENTE Y TESTIMONIALES PARA LA MEMORIA HISTÓRICA

DATOS PERSONALES

FECHA DE NACIMIENTO: 3 de enero de 1913, era el cuarto de ocho hermanos.
LUGAR DE NACIMIENTO: Madrid (Barrio de Vallehermoso)
ESPOSA: Soledad Díaz Sánchez. Nacida en Ávila en 1920, estuvo en la cárcel después de la guerra casi cinco años. Siempre vivió entre ferroviarios, su padre Pedro Díaz, lo era. Narciso era viudo y se casaron por lo civil el “14 de abril” de 1969, en la propia cárcel.
HIJO/AS: Carmen
ESTUDIOS: la guerra le interrumpió los estudios que cursaba para Perito Industrial.
PROFESIÓN: Ex-ferroviario
RESIDENCIA: Madrid, Valencia, Barcelona.

DATOS PROCESALES EXPEDIENTE 1954

MILITANCIA: PARTIDO COMUNISTA DE ESPAÑA
EDAD DETENCIÓN EXPEDIENTE 1954: 42 AÑOS
ENTRADA EN LA CÁRCEL: paso a prisión preventiva el 4/12/1954.
PETICIÓN FISCAL: 30 años de reclusión por delito de rebelión y 6 meses de arresto mayor. Multa de 5.000 pts.                       
por cada uno de los tres delitos de uso de nombre falso y 5.000 por DNI falso.
PETICIÓN ABOGADO DEFENSOR: 12 años y un día
FECHA JUICIO: 10 de junio de 1955
FECHA FALLO: sentencia 16 de junio de 1955
FALLO EXPEDIENTE 1954: 20 años por delito de auxilio a la rebelión y a tres penas de arresto mayor. Cuatro mil pesetas de multa por documento falso.

ACTIVIDAD POLÍTICO/ SINDICAL

Sindicato de UGT en Ferrocarriles y Juventud Comunista, posteriormente  Partido Comunista de España. Detenido varias veces en su juventud, encarcelado meses en Madrid y despedido del Ferrocarril donde trabajaba por incitar a las huelgas. Comandante de la Brigada de Trenes Blindados durante la guerra, Es herido y se recupera, en uno de los numerosos combates en los que interviene. Acaba en el campo de concentración de  Albatera al terminar la guerra, pasa por distintos Centros penitenciarios y sale del penal de Ocaña en 1946, donde estuvo entre otros con Buero Vallejo, Marcos Ana y Miguel Hernández,  habiendo pasado siete años en la cárcel. Anduvo por Madrid organizando al Partido, se sabe que en algún momento tuvo que trasladarse a Galicia, se fue a Francia con la policía pisándole los talones y regresa en 1950.
Es vuelto a detener en Valencia en 1954, siendo miembro del Comité Central del PCE y responsable del Partido Comunista Valenciano. Es detenido junto a Pedro Vicente Gómez al acudir ambos a un piso donde tenían una cita, pero les esperaba la policía, se resisten y Pedro es herido de un disparo. Les delata un compañero detenido y bajo tortura. Se estaban produciendo detenciones en el mes de noviembre hasta el 4 de diciembre de 1954 que pasan a prisión,  sufriendo en los interrogatorios brutales torturas que le ocasionan lesiones en la columna por lo que tuvo que estar en silla de ruedas y con posterioridad ser operado (años más tarde ya en libertad), condenado a 20 años pasó por diferentes cárceles de España, terminando en Almería de la que sale en 1972, estando esta vez 18 años, con lo que sufrió en total 25 años de cárcel. Se trasladó a Barcelona donde militó en el PSUC y perteneció a su Comité Central. Narciso fue el Secretario General del Partido en la cárcel de Burgos donde funcionaba perfectamente organizado a través de un Comité Local que “dirigía” la cárcel. En 1977 es readmitido en la Renfe debido a la Amnistía y es Jubilado con 65 años, dos después.  En 1982 se traslada a Torrevieja (Alicante), donde milita en el PCPV e Izquierda Unida. Muere en 2003, a la edad de 89 años.
Julián Sanz fue miembro de la Junta y fundador de la Associació Catalana d'expresos polítics.

SU RECORRIDO PENITENCIARIO

Detenido varias veces en su juventud pasó meses en la prisión Modelo (Madrid), después de la guerra estuvo siete años por distintos campos de concentración y  cárceles, Albatera, Bierzo, Torrelavega, Yeserías,  Carabanchel, Ocaña…. Y condenado a 20 años en su detención como máximo responsable del PCE en Valencia, pasa por las cárceles de la Modelo de Valencia, San Miguel de los Reyes (Valencia), Carabanchel, Burgos y Almería, de la que sale en 1972.

Los trenes blindados fabricados bajo dirección militar, fueron verdaderas fortalezas andantes, como el “Nº 12”, construido en los talleres de la siderurgia del mediterráneo de Sagunto, Valencia en el año 1937, con dos capas de blindaje de acero de cromo-níquel. Estaban erizados de armamento, tanto ligero (fusiles y ametralladoras) como pesado (torretas artilleras con calibres de 37 a 80 mm). Se organizaron varias compañías, encuadradas en la Brigada de Trenes Blindados. Ferroviarios luchando por la República, su periódico editado por la propia Brigada se llamaba ”Nuestras Armas”.

Zona de Levante (1939):
IV BRIGADA DIVISIÓN FUERZAS BLINDADAS
Cuarto Batallón, Puesto de Mando en Massamagrell - Valencia.
Primera Compañía, Estación de Almenara - Castellón.
Segunda Compañía, Estación de Las Navajas - Castellón.
Tercera Compañía, Estación de Los Valles - Valencia.

Per saber-ne més: 







divendres, 20 de maig de 2016

Joan N. García-Nieto París

MEMÒRIA HISTÒRICA.

FITXES DE MILITANTS.

78: JOAN N. GARCÍA-NIETO PARÍS






Joan N. García-Nieto París (1929-1994)


Per Benigno Martínez Ojeda
"Juan N. García-Nieto nace en Barcelona el 9 de Julio de 1929. La suya es una familia acomodada, del mundo del comercio y de la banca. A los 15 años, en 1944, ingresa en el monasterio de Nuestra Señora de Veruela, cerca de Zaragoza, en el noviciado de los jesuitas. Del 1953 al 1955 da clases en el colegio de los Jesuitas  de Montsió, en Mallorca. Del 1955 al 57 hace estudios de economía, sociología y sindicalismo en la universidad de Deusto, después de hacer los estudios de filosofa en Sant Cugat. Cuando acaba los estudios en Deusto, en el verano del 57,  tiene una experiencia de vida  con los obreros del Plan Badajoz, realizando trabajos de pico y pala y estando al mismo nivel de los obreros que realizaban aquella obra mastodóntica. Ya en Bilbao había participado en algunas luchas obreras, como las de Euskalduna y Altos Hornos, teniendo también contacto con los mineros de la Camocha en Asturias. De sus estudios en Deusto sale su tesis  El Sindicalismo cristiano en España, habiéndose relacionado para su elaboración con dirigentes del PSOE y la UGT, exiliados en Toulouse así como con militantes de la CNT.
Del 1957 al 1961 estudia Teología en Dublin (Irlanda) y después, ya sacerdote, amplía sus estudios de economía y sindicalismo en la Escuela de Economía y Política de Londres. A partir del 1963, ya en Barcelona, inicia sus clases en la Escuela Superior de Administración de Empresas (ESADE) y entra en contacto con los movimientos apostólicos obreros (JOC; HOAC y ACO).
A partir del 1965 viene a vivir a Cornellà a un piso de dos habitación en el barrio de San Ildefonso (La Satélite). Cuando Juan viene a Cornellà, lo hace como consiliario de diversos movimientos apostólicos obreros, como la JOC, ACO o la HOAC, que son los que le dicen: si quieres ser como nosotros te tienes que venir a vivir con nosotros. Es en torno a Juan que se va formando el embrión de lo que luego fueron  las Comisiones de Barrios y Fábricas y en su entorno se van formando las vanguardias de gente joven que, en muy poco tiempo, serán decisivas para que nuestra comarca sea punta de lanza del movimiento obrero en  todo el Estado, con la convocatoria de las huelgas generales que se hicieron en plena clandestinidad, en pleno franquismo.
Juan fue detenido el 24 de Enero de 1969 junto con otras veintiuna personas reunidas en casa de Alfons Comín. Era una reunión con la viuda de Emmanuel Mounier, el filósofo francés sobre el Personalismo. La mayor parte fueron puestos en libertad pronto, pero Comín fue encarcelado en la Modelo y Juan confinado en La Cova de Manresa, vigilado estrechamente por la policía, con un régimen de visitas similar al de la Modelo y con la amenaza de un consejo de Guerra. Ambos permanecieron detenidos largo tiempo y,  en el caso de Juan, durante cuatro meses.
Tenía una preocupación especial por la juventud y fruto de ello fue el estudio que hizo junto con su gran amigo Alfons Carlos Comín y que se materializó en el trabajo-Estudio JUVENTUD OBRERA Y CONCIENCIA DE CLASE, estudio centrado en la realidad de Cornellà. Según sus palabras, el estudio se refería a la juventud que trabaja, y más concretamente a la juventud que ha emigrado… que se ha instalado en los barrios periféricos.
Junto con Comín y con muchos otros cristianos comprometidos en las luchas obreras y contra la dictadura fueron inspiradores y creadores del movimiento Cristianos por el Socialismo, vital en el comienzo  del diálogo marxismo-cristianismo y en el compromiso y organización de muchos cristianos en las organizaciones de clase (en los sindicatos clandestinos, fundamentalmente en aquellos tiempos CCOO y en los partidos de la izquierda marxista-comunista)
En Cornellà,  su piso era el centro de reunión de mucha gente y en su casa se hacían seminarios sobre Movimiento Obrero. En el 1970 fue uno de los participantes en el grupo que acabó creando las Comisiones de Barrios y Fábricas, que supuso la organización y formación de innumerables jóvenes de Cornellà y de todo el Baix Llobregat. Este grupo,  en un primer momento,  se integró en Bandera Roja, pero con la práctica de lucha que se estaba llevando, llegó un momento (1973-74) en que se vio la necesidad de confluir con el PSUC, cosa que se hizo a lo largo de 1974.
Juan fue la persona necesaria que en los momentos gravísimos de la dictadura, cuando esta mataba a los trabajadores, denunciaba los asesinatos provocados por la dictadura con voz clara y enérgica en la Iglesia de Santa María o la de San Miguel. Así ocurrió  ante la muerte del trabajador de la térmica del Besós, o del obrero de Seat, o la ejecución de Puig Antich o la muerte de tantos y tantos cuantos cayeron en manos de la dictadura.
Fue la persona necesaria para la creación de la Escuela de Formación Social del Baix Llobregat, lugar de formación política y sindical de tantos y tantos jóvenes y no tan jóvenes. Fue la persona necesaria para que muchos creyentes, a través de las Comunidades Populares, o de CPS, o de su trabajo diario y personal, se integraran en el Movimiento Obrero y en sus organizaciones de clase.
Juan fue la persona unitaria y de consenso que dirigió la palabra y el saludo a los huelguistas del Baix en las Huelgas generales de 1988 y 1993, incluso en la última fecha cuando ya estaba con muchos problemas de salud.  Juan fue la persona necesaria para poder plantear un proyecto de reconstrucción de la memoria de las luchas de nuestra comarca, mediante la creación por parte de los sindicatos de la Fundación Utopía, de la que fue Presidente hasta su muerte y a la que donó todo el archivo personal de todas cuantas luchas se desarrollaron en nuestra comarca desde los años sesenta hasta la llegada de la democracia. El archivo de Fuentes Orales puesto en marcha inicialmente por su hermana María Carmen García-Nieto, que falleció a primeros de diciembre de 1997, ha supuesto disponer de un fondo documental de primer orden sobre las luchas y en general sobre nuestra historia.
Poco amigo de homenajes, recibió la medalla de oro de la ciudad de Cornellà en el año 1989. En el discurso de aceptación en la Iglesia de Santa María de Cornellà dijo: Hay cuatro, cinco cosas a las que no he renunciado y no quiero renunciar: En primer lugar, hijo de Catalunya, viviendo en Cornellà durante 25 años, y al mismo tiempo identificado con los que han venido de fuera buscando un hogar, buscando el pan, buscando el trabajo…. En segundo lugar,  no renunciaré a ser un hombre de fe cristiana vivida en el seno de la comunidad de base de Cornellà, de los movimientos de la comarca, de cristianos por el socialismo…. Tampoco renuncio a continuar siendo hijo de San Ignacio, con una Compañía con vocación de frontera, con vocación total de lucha por la justicia…Finalmente, ni renuncio ni los que estamos aquí renunciaremos, a nuestra militancia sindical, en mi caso en el seno de Comisiones Obreras; en mi caso también, en el seno del Partit Socialista Unificat de Catalunya, pero luchando por una gran pluralidad entre toda la izquierda, entre los hombres y mujeres que queremos un mundo más solidario.
Desde principios de los años ochenta, Juan acompañó a un grupo que comenzó a tratar la problemática de los jóvenes que comenzaron por aquellas fechas a caer en situación de marginación, sobre todo por consumo de drogas. Fue una lucha larga  que se  constituyó en una obsesión para él.  Era la gente que se salía del sistema, o mejor, que el sistema echaba de su seno, jóvenes que acababan irremediablemente en la adicción a las drogas, adicción que les llevaba a robar para poder consumir y en definitiva acababan en la cárcel. Hasta la fecha de su muerte se multiplicó por este sector intentando gestiones  con políticos, con miembros de la judicatura, con el mismo gobierno, para conseguir indultos para los reinsertados. En 1990 participó en la constitución de la Coordinadora Contra la Marginación de Cornellà, la entidad que resultó del trabajo de aquel grupo inicial de los ochenta, entidad que aún hoy sigue siendo fiel a los principios de sus fundadores y que sigue empleándose en la labor de ayuda a los más débiles.
Juan, persona solidaria por convicción, también participó en la creación de ACCIO SOLIDÀRIA CONTRA L’ATUR, Entidad pionera en apoyar la promoción del empleo, subvencionando desde herramientas para el trabajo, o ayudas para la autoocupación o para ayudas puntuales.
Murió el 23 de Julio de 1994, mientras decía la misa de ocho de la mañana. Su corazón, enfermo desde hacía mucho tiempo dejó de latir. Había cumplido pocos días antes sus 65 años. Para muchos de nosotros,  con él se marchaba un referente de la comarca, de Cornellà. Pero a muchos, a su marcha, el ejemplo de su vida les llevó a un compromiso total con los más desfavorecidos. Y por supuesto,  nunca le olvidaremos".



Per saber-ne més:





 

Tomasa Cuevas Gutiérrez

MEMÒRIA HISTÒRICA.

FITXES DE MILITANTS. 

77: TOMASA CUEVAS GUTIÉRREZ




Tomasa Cuevas Gutiérrez (Brihuega, província de Guadalajara, 1917- Barcelona, 25 d'abril de 2007). Lluitadora antifranquista. Militant del PSUC.


"Soy de un pueblecito de la Alcarria que se llama Brihuega, donde nací en el año 17. Mi familia era de origen obrero, mi padre repartidor de harina y mi madre lavaba ropa por las casas y cosas así. Mi padre se cayó debajo del caballo con el que repartía la harina y a consecuencia de ello estuvo dos años en el hospital, dejando a mi madre con cinco hijos. Yo era la pequeña. En el transcurso de los años, mi madre trabajaba limpiando casas y también haciendo pan, porque como mis abuelos eran los dueños del horno no le cobraban la hornada. Dos de mis hermanos murieron en esos años que mi padre estuvo enfermo.

La consecuencia de todo esto, la enfermedad y los años de hospital, fue que emigramos a Guadalajara, donde mi hermana mayor ya había ido a servir. El trabajo de mi padre fue de blanco a negro, pasó de repartidor de harina a repartidor de carbón.

Yo empecé a trabajar a los nueve años en una fábrica de punto, que la llamaban fábrica aunque hoy la llamaríamos pequeño taller, porque era una tiendecita pequeña que tenía en la trastienda tres máquinas con las que se hacían refajos, calzoncillos de punto, medias de algodón o de lana, calcetines y todo eso. Mi trabajo consistía en coger puntos a las medias de seda que llevaban las mujeres para arreglar. Me pagaban muy poco y yo cada vez pedía más aumento, contestándome la patrona que ya ganaba suficiente. Cuando iba a cumplir once años, tras una discusión de aquellas, en las que ella siempre decía que no me podía subir porque no me lo ganaba, apunté durante toda una semana lo que ella cobraba con los puntos que yo cogía. Según los cogía, tenía el precio y lo apuntaba en un papelito. Cuando llegó el sábado le dije que me subiera el sueldo y me volvió a decir que no, que cobraba lo suficiente para la edad que tenía y que además no lo ganaba. ¿Que no lo gano? contesté, mire lo que ha sacado usted conmigo esta semana, y le enseñé mis cuentas. Se puso tan furiosa que me echó.

Me echó y me marché, claro. Pero tenía que trabajar y me puse a coger puntos en mi casa. Puse un anuncio pequeñito en un periódico de la UGT que se llamaba Flores y Abejas, donde trabajaba un primo mío que era presidente de la Unión de Agricultores, un chupatintas, y comencé a tener clientes. Luego, muchas de las que iban a la tiendecita se enteraron que yo trabajaba por mi cuenta y me trajeron sus arreglos, por lo que me llamo la dueña y me dijo: Yo te puedo denunciar ¿a ti le parece bonito que me hayas quitado la clientela? Yo no le he quitado la clientela a nadie, a quien llama a mi puerta le hago los trabajos, contesté. Ya no pasó nada más, pero lo que sacaba con aquello era poco, no podía trabajar sólo cogiendo los puntos en casa, era imposible, porque la vida se iba desarrollando de distinta manera.

Mi madre estaba enferma, mi hermano solo tenía trabajo de vez en cuano, así que, además de coger los puntos, encontré empleo en una fábrica para sopa, de donde viene la pensión que cobro ahora. Todavía era pequeña, y las panderas que había que subir, unas bandejas en las que se ponía el fideo, eran muy grandes y había que llevarlas desde el obrador, que estaba abajo, hasta arriba, donde estaba el tendido, y para subir esas panderetas me las veía moradas. Mis brazos están torcidos desde entonces. Había un muchacho trabajando allí que era muy majo y que, sin que le viera el jefe, que era un hijo de su puñetera madre, me ayudaba con las panderas. Me esperaba en la escalera y me las subía corriendo. Se llamaba Santos Puerto, que vive por Francia y no le he podido localizar. Por mi contacto con él acabé por hacerme comunista.

Un buen día, hacía el año 34, aquel amigo me dijo: pequeña, tengo que pedirte un favor. Me llevó a una ventana que daba a la calle y me dijo: ¿ves aquellos tíos que hay allí? pues son policías, están esperando a que salga y me van a detener, ¿por qué?, le pregunté. Ya te lo explicaré, me contestó, yo tengo aquí un paquetito, te lo vas a llevar, pero guárdalo y no le digas nada a nadie, a nadie, eso es solo para ti y para mí.
Efectivamente, cuando salió le detuvieron y yo me llevé el paquetito a mi casa y lo escondí. Entonces todavía no estaba metida en política. Al día siguiente vino a verme el que era el secretario general del Partido en Guadalajara, que se llamaba Raimundo Serrano, y me dijo: oye peque --que aquello de peque todavía me queda como mote-- ¿Santos te ha dado algo para mí? Ni para ti ni para nadie, le contesté yo, a mi no me ha dado nada Santos. El venga a insistir y yo venga a negarme, porque Santos me había dicho que no se lo diera a nadie. Así durante varios días en los que Raimundo me salía al camino y me pedía el paquete. Yo seguía negando que me hubieran dado nada para él, hasta que un buen día se presentó con una nota de Santos, porque como entonces teníamos guardias de asalto que eran nuestros, a través de uno de ellos habían sacado la nota de la cárcel. Solo así cedí y le entregué el paquete, pero aquella fue mi perdición de comunista, porque a partir de entonces ya todo era: peque guarda esto, peque esconde esto otro, peque ve a ver a fulano de tal y dile que le espero en tal sitio, te dará una cosa y me la das a mí.

Así pasó el tiempo hasta que me detuvieron por primera vez a finales del 34. Acababa de suceder lo de los mineros de Asturias, cuando lo de octubre, y por Guadalajara pasó una expedición de niños hacia Madrid donde les cuidarían mientras los padres estaban en la cárcel. Con otros compañeros de la fábrica fui a la estación y un guardia de asalto dio un meneo a un crio. Le dije: no toqué usted a ese crío porque como lo haga le voy a dar una hostia y me voy a cagar en su madre ¡A un guardia de asalto! Me detuvo, claro.
Me llevaron al calabozo de la Dirección General de Seguridad y me preguntaron que quién me había mandado ir a la estación. Nadie, contesté, yo he visto niños allí y he ido a ver qué pasaba. ¿Y no te ha mandado nadie? No, yo he visto niños allí y he ido a ver. Pero tú has amenazado a un guardia y te has cagado en su madre. Bueno, yo le he amenazado, pero no me he cagado en nadie, le he dicho que si tocaba al niño, pero como no le ha tocado, ni le he dado la hostia que le había prometido, ni me he cagado en nadie. Estuve tres días en el calabozo.

En esa época ya tenía yo el carnet de las Juventudes, el número siete. Raimundo me había reunido un día con otros para proponernos formar las Juventudes Comunistas, porque hasta entonces sólo existía el Partido, y nos explicó lo que significaba: las consecuencias son estas y estas, todo lo que me podía pasar siendo comunista. No pasa nada, le dije yo, si hay que luchar, se lucha; si a los once años tuve que ir a trabajar, justo es que luche yo con vosotros por mis derechos y si hay que ir a la Juventud, pues a la Juventud.

Cuando salí de aquella primera detención fui a mi casa. Vivíamos en una planta baja y cuando llegué, mi padre estaba con una zapatilla esperándome, porque su idea era darme una paliza para que no repitiera. Entra, entra, me decía. El iba retrocediendo mientras me lo decía y yo iba entrando. Teníamos la puerta a la calle y un pasillo, una comuna, un retrete comunal de los de entonces, donde yo tenía el carnet de las Juventudes escondido, y cuando llegué a él abrí la puerta, lo saqué y le dije a mi padre: mire, soy comunista, tengo que luchar por mis derechos y como ya sé ganarme el coscurro, con esto estaré en la casa, pero sin esto me voy. Mi padre dejo la zapatilla y dijo: mira hija, yo no supe luchar por lo mío, lucha tú por lo tuyo. Mi madre dijo: ¿esa era la paliza que le ibas a pegar?

Yo seguía cogiendo puntos y trabajando en la fábrica, porque la vida nuestra era muy puñetera. Mi padre gañaba veinticuatro pesetas y mi madre estaba enferma del estómago con una úlcera sangrante, así que seguía cogiendo puntos por la noche. Como no teníamos una luz suficiente me subía en la mesa con una silla, me sentaba debajo de la bombilla y allí cogía los puntos.

Mi madre tenía que tomar mucha leche, así que por las mañanas me busqué un trabajo para repartir leche por las casas con dos cántaras. Me daban quince pesetas. En invierno se me quedaban las manos agarrotadas de llevar las cantaritas de leche y las clientas se la tenían que servir ellas mismas porque yo no podía, pero a mí me daban dos litros. En la casa donde vivíamos pagábamos quince pesetas de alquiler y como las dueñas de la casa no tenían agua corriente y había que llevarla con un cántaro, un día sí y otro no yo iba también a llevarles el agua por las tardes, cuando salía de la fábrica, y me pagaban con el recibo de la casa. Así íbamos trampeando.

En esa época también me eché novio, era un muchacho muy majo y muy guapito y nos queríamos. Un día vino y me dijo que no podíamos salir porque tenía que hacer una chapuza, yo le dije que de acuerdo, y en cuanto él se fue me marché yo también, porque tenía una reunión de las Juventudes, que se celebraban en una casa que teníamos en la plaza de la Concordia, en Guadalajara. En la puerta había un grupito de gente, entre los que estaba mi novio, que miraba a los que entraban. Yo le vi, pero entré en la casa. Cuando empezó la reunión entró el grupito que estaba fuera y mi novio con ellos. Así me enteré que él también estaba en las Juventudes y él se enteró de que estaba yo, porque hasta entonces, como éramos clandestinos, no lo sabíamos.

Al acabar la guerra, que pasé en Madrid, y después de varias peripecias, llegué a Barcelona, donde volví a tomar contacto con el partido, colaborando con la guerrilla como correo. En la agrupación guerrillera yo viajaba desde Barcelona hasta la frontera en busca de armas. Iba con un bolso grande que a veces cabía una metralleta, algún cajetín con balas, una pistola, cualquier cosa. Llegaba hasta la frontera, a algún pueblecito cerca, pasando ya de Gerona, a la zona de la montaña y allí me cargaban con lo que fuera. Luego me venía hacia Barcelona y lo entregaba, no sabía más. Era curioso, porque yo, en los viajes en tren me iba a donde estaba la guardia civil. Mire, les decía, me vengo aquí porque tengo más confianza con ustedes que por ahí sola. Nunca pasó nada.

Como no teníamos dinero ni para coger un taxi, en la estación de Francia tenía que tomar un tranvía y en uno de los viajes me costaba tanto trabajo subir el bolso a él que había dos grises y uno de ellos me lo cogió y lo puso en la plataforma. Me dijo: señora, ¿qué lleva usted aquí que pesa tanto? Bombas, contesté. Qué cosas tiene usted señora. Bueno, pues no se lo crea. ¿Qué pensaron? pues con veintinueve años que tenía yo, debieron suponer que tenía niños pequeños y que llevaba botes de leche o cosas así del mercado negro y me dejaron estar. Yo les hice la broma y me dejaron. ¿Por qué les dijiste eso? me preguntaban luego los camaradas. Porque era lo único que no se iban a creer.

Yo mantenía contactos con los responsables de la dirección del Partido y los responsables de las guerrillas, uno de ellos era José Bruch y otro José Aymerich; Miguel Núñez  era el instructor político militar. Los responsables del Partido con los que tenía contactos eran Moisés Hueso y Celestino Carrete. Pero los contactos eran de los de traer y llevar, decirles que iba a haber una reunión en tal lugar o que fulano iba a estar en tal lugar para encontrarse con ellos. Las armas me las llevaba yo a casa, y después de saber a quién tenía que dárselas volvía a salir y las entregaba. A veces no salían de casa porque se las llevaba Miguel directamente a donde fuera. Así hicimos varios viajes hasta la detención.

Nos detuvieron el día 4 de abril del 45, después de haber dado doce tiros por la espalda a Juanito Cuadrado. Nos habían seguido a algunos, a mí también. A Juanito Cuadrado le siguieron y le dieron doce tiros. El llevaba pistola, pero no la utilizó. No pudo utilizarla porque le dispararon por la espalda, aunque dijeron que lo habían hecho en defensa propia, pero era mentira, no le dejaron ni siquiera sacarla. Le llevaron al depósito de cadáveres y uno de los hombres que había por allí vio que se movía. Entonces llamaron a los médicos, bajaron, se lo llevaron, empezaron a sacarle balas, a hacerle operaciones y a curarle y ahí está, todavía vive.

A raíz de eso comenzaron todas las caídas. A mí me cogieron cuando volví a casa. Vi a un tío con mala pinta al pie de un árbol y con el zapaterito remendón que trabajaba en el portal había otro. Al del árbol le pase de largo, pero cuando vi al que estaba con el zapatero me dije: te han copado maja. Efectivamente, el que estaba fuera me puso una pistola en la espalda y me detuvo.

Arriba, en la casa, estaban el famoso Creix y otro más. Yo vivía en casa de una hermana de Antonio del Amo, el director de cine, porque ya me había ido de la barraca en la que viví hasta entonces con mi amiga Bene. A ella le había prohibido terminantemente que supiera donde vivía yo, porque estaba mal de salud y no quería meterla en ningún lío. Entonces Creix me preguntó que de dónde venía. De trabajar. ¿Qué más? Nada más. En esto empiezan a registrar la habitación. Debajo del colchón, en la parte del medio de la cama, tenía escondido el tampón de la organización militar, siempre con un miedo terrible de que me lo cogieran.

Días antes había traído dos metralletas y también las había escondido debajo del colchón, pero ya se las habían llevado. Quedaba sólo el tampón, que utilizaba para hacer las documentaciones falsas de los camaradas que estaban en edad militar. Levantaron el colchón de una punta y de otra, pero siempre se quedaba el centro de la cama sin ver. Yo estaba indispuesta y cada vez que levantaban el colchón me decía: madre mía, como aparezca el tampón ese la vamos a liar. Ya les dije: me perdonen, pero me voy a sentar, porque estoy indispuesta! vengo de trabajar ocho horas y me encuentro mal. Me senté en la cama y ya no la levantaron más.

Mis interrogatorios fueron muy duros. Lo que ellos querían saber es a qué me dedicaba los fines de semana, porque como era cosa de la guerrilla eran los fines de semana cuando hacía mi trabajo. Yo no les decía nada, y era golpe va y golpe viene. Al final conseguí tener una breve entrevista en el pasillo de las celdas con Miguel, hablamos y me comunicó que podía decir que esos días iba a una pensión en la que no iban a descubrir nada. Así lo hice, dije que los fines de semana trabajaba en una pensión a repasando ropa, pero que como era de una mujer viuda con una hija y yo sabía el lío en que les iba a meter no había querido decir nada, pero que como ya no aguantaba más se lo decía. Fueron a la pensión, donde les confirmaron la historia.

Salí en libertad provisional y me tenía que presentar a la policía cada quince días. Quedé clandestina desde que salí de la cárcel. Contactos con las guerrillas otra vez y vuelta a empezar. Con los que trabajé directamente en esta ocasión fue con Pedro Valverde, Puig Pidemunt, Ángel Carrero y otro, los cuatro que los fusilaron después. Yo trabajaba dilectamente con ellos, encontrándoles lugares para que se reunieran, haciendo de estafeta y todo eso. Me acuerdo que Pedro Valverde me decía: tú esperas un minuto en la cita. Yo no espero nada, si no estás sigo, le decía yo, porque había que saber lo mal que se pasaba esperando, aunque sólo fuera un minuto, sin saber por qué era el retraso. Si yo llegaba al sitio y no había nadie me metía en un portal, subía unas escaleras, contaba un minuto y volvía a salir, o me metía en una tienda pendiente del reloj. Así hasta que ellos cayeron, en abril del 47. Nos enteramos por el abogado que les atendía, que avisó a Miguel y le dijo que nos escondiéramos.

Yo estaba embarazada y tenía un barrigón enorme; más barrigón que tiempo de embarazo. Intentaron sacarme de España para llevarme a parir al hospital Varsovia, que estaba en Tolouse, pero aunque llegué hasta la frontera decidí al final quedarme en España. Volví a Barcelona y me escondieron con Miguel en una casa en construcción, con un taller abajo y un piso arriba sin terminar.

No había servicios, el piso no tenía mosaico y el suelo era de tierra, en la que yo hacía pipí durante el día. Miguel y yo dormíamos en un sofá, él en la parte de la pared y yo en la de afuera, con la barriga encima de un cajón para no caerme. Había una terraza a la que subíamos sin poder ponernos de pie, porque nos podían ver desde las terrazas de enfrente, y allí hacíamos nuestras necesidades en papeles, lo envolvíamos y lo tirábamos a la calle. En algunas ocasiones oíamos decir a las mujeres que pasaban al mercado: no sé qué pasa en esta calle, que hace una temporadita que no hay más que papeles con mierda por los suelos. Por cierto, que por eso del mercado supongo que el piso estaba en el barrio de Gracia, porque nunca lo supe, nos metieron de noche y nos sacaron de noche.

Allí estuvimos dos meses. Cuando los detenidos pasaron de jefatura a la cárcel dijeron que a Miguel no le diera ni el aire, porque le buscaban, y también que yo podía ir a parir a casa de Luisa, que era la estafeta particular de Pedro Valverde y no había aparecido para nada en los interrogatorios. Por lo que sabían era una casa segura. Yo parí en casa de Luisa, que para mí es como mi madre, ayudada por un ginecólogo, que había sido de la CNT y había pasado al Partido, que también estaba clandestino. Clandestino él y clandestina yo, allí tuve a mi hija, en la calle Urgel 72 nació Estrella.

A los ocho días apareció Miguel, todo teñidito de rubio, porque el Partido pensaba sacarnos de Cataluña. Fuimos a Madrid. Desde allí mandaron a Miguel para Sevilla, a disolver la guerrilla, Porque el Partido había decidido acabar con la lucha armada. Yo me quedé en Madrid, pero en diciembre me dijeron que tenía que pasar a Sevilla porque Miguel necesitaba ayuda para el trabajo que estaba haciendo, así que en enero del 48 me fui al pantano con mi hija de seis meses. Aquello era algo tremendo, porque casi todos los obreros eran o ex-presos o gente que había huido, y estaban mal pagados. No les habían hecho ni viviendas, sus casas eran una cueva dentro de la montaña, y allí vivían con niños y con todo. La mortalidad de los niños era terrible. Comían muy mal, claro, y no podía marcharse de allí aunque quisieran, porque la empresa, Agromán, tenía un almacén al que debían comprar por obligación y siempre le debían dinero. La persona que llevaba el almacén, hecho de madera, con unas rendijas terribles, era un camarada y Miguel había ido como contable. Los únicos edificios que había allí eran una pequeña capilla y los chalets de los ingenieros, la casita del cura y los demás. Los obreros vivían en las cuevas.

En una ocasión pasé una vergüenza enorme. Los abuelos, los padres de Miguel, le habían regalado a la niña una capita de piel blanca y como era invierno me la llevé. Un día me dijeron que subiera a donde vivían los obreros para darle unas cosas a uno de ellos, así que tomé a mi niña, la envolví en la capa y subí. Cuando llegué allí dije: mierda de capa, con la miseria que hay aquí. Metí la capa en una maleta y desde entonces subía a los cerros con la niña envuelta en una manta. Pasé vergüenza de verdad. Robaba caramelos del almacén para los niños, pero el primero al que fui a darle uno no me lo quiso coger. La madre me dijo: es que no sabe lo que es un caramelo porque no lo han comido nunca. ¡Un niño que no había comido nunca un caramelo! Yo siempre subía con el bolsillo lleno para esos niños.

Tuvimos que irnos de allí porque no había nada que hacer. Miguel cayó con unas fiebres espantosas y no paraba de delirar. El hablaba y yo le tapaba la boca. Se había hecho amigo de la guardia civil y querían subir a visitarle. No, no, les decía yo, que las fiebres son terribles y no sea que vayan a cogerlas ustedes también.

El viaje a Sevilla tuvo mucha gracia, porque me subieron en un camión y a la salida de Sevilla subió también la guardia civil con las metralletas. Me vieron sentada con la niña y les pregunté ¿pasa algo? No, no, es que por aquí hay mucha guerrilla y tenemos que ir preparados, pero mire usted, ellos tienen hijos y nosotros también tenemos hijos, así que pasamos de largo. Si supierais vosotros, pensé, que los lleváis también aquí. Miguel dejó contactos con gentes muy responsables para que hicieran lo que pudieran y nosotros salimos hacía el norte, donde nos mandó el Partido. Yo me quedé en Vitoria y Miguel fue muy cerca de Bilbao, a trabajar en una fábrica de tornillos. Allí les hizo un desfalco para sacar dinero para el Partido que luego yo llevé a Barcelona. Fueron cincuenta mil pesetas, que en aquella época era mucho dinero. De nuevo hubo una detención en Barcelona en la que también nos metían a nosotros. Miguel salió para un sitio y yo para otro.

Dejé a la niña con la abuela y me vine para Barcelona otra vez. Estuve con la mamá Luisa, mi madre adoptiva. Yo no veía a ningún camarada, era Luisa la que tocaba las teclas. Me puse a servir, siempre me ponía a servir, era la única forma de no ir a casa de nadie. Estuve sirviendo en una ferretería, otra vez con el truco de que me había escapado de casa. Luisa cogió el contacto con el Partido y yo seguía viéndome con ella. Para poder dejar aquel empleo sin despertar sospechas me mandaron a un camarada, que hizo el papel de un supuesto primo que había venido a buscar unos tejidos a Barcelona y los padres le habían dicho que se llevara a la chica al pueblo, quisiera o no quisiera. Fue a la ferretería preguntando por mí, dijo que me tenía que ir y me fui. A Reus, todavía disolviendo guerrilla.

Miguel estaba allí, pero yo no lo sabía. Para la primera cita con él me recogió un camarada por la noche y me llevó a un paseo que le llaman el paseo de los enamorados y me dijo que allí me iba a encontrar con el responsable y que así él me dejaba ya en sus manos porque era con él con quien tenía que trabajar.Íbamos los dos paseando, con un frió que pelaba, pues sólo llevaba puesta una chaquetita de lana muy finita, cuando veo venir a Miguel. Mira, me dijo el camarada que me acompañaba, vamos a pasar de largo, pero es aquel camarada, tu como si no le conocieras, pero fíjate bien en él, porque yo te voy a dejar ahí abajo y me voy, él va a volver y os vais a encontrar.

De esa manera volví a verme con Miguel, del que no sabía dónde estaba desde que nos separarnos en Barcelona. Miguel llevaba una bolsa grande y saco de ella un chaquetón y lo primero que hizo fue ponérmelo. El sí sabía que era yo con quien se iba a encontrar. En Reus estuvimos muy poco tiempo, porque a él le sacaron casi inmediatamente para Francia y pasamos cinco años sin saber nada uno del otro.


Posteriormente volvieron a detener a Miguel y me convertí en mujer de preso, con todo lo que eso representa. De Burgos se sacaban las cosas de mil maneras: con una tartera de doble fondo, en las asas de los bolsos, y para entrar también, en latas de conserva, a las que también les hacían en Francia un doble fondo. Con una de estas me pasó a mí una vez que se conoce que habían dejado un pequeño poro abierto y por él se pudrieron las sardinas en aceite que iban en la lata y había un olor horrible. Yo fui echándome colonia de Barcelona a Zaragoza, y allí fui a la persona que iba a pasar la lata, la familia de Vicente Cazcarra, que me ayudaba a meter y sacar las cosas de Burgos (también me ayudaba desde Vitoria la familia de Rosell), y les dije: Marujina, el coche y arreando a Burgos que mira lo que llevo, trilita va ahí. Como olía tanto, le dije al padre de Cazcarra: Vicente, que también se llamaba Vicente, vamos a abrir la lata en el campo. El no quiso. Llegamos a Burgos y nos quedamos de pensión. Bajamos al río, abrimos la lata, tiramos las sardinas y sacamos los papeles que había en ella. Me tuve que buscar un apaño para meter las cosas y le expliqué a Miguel lo que había pasado, porque era imposible meter la lata, lo hubieran descubierto todo.
Cuando la muerte de Franco ya llevábamos un añito o casi dos que estábamos bastante bien, porque este hombre andaba medio moribundo y las cosas habían cambiado bastante, pero claro, la muerte de Franco fue muy importante, sobre todo para los que estábamos clandestinos fuera de casa, porque yo tenía a mi hija y a mis nietos, que los tenía que ver casi a escondidas. Fue como una liberación, tanto como salir de la cárcel o más".





Per saber-ne més: